Una buena escuela infantil en Alcorcón es fundamental para muchos padres que trabajan. Pero no solo para ellos, porque estos centros son una buena opción para que los niños puedan empezar a socializar. Por eso cada vez son más los progenitores que deciden llevar a sus pequeños a estos centros antes de empezar la educación obligatoria.

Algo muy importante que los niños aprenden en una escuela infantil en Alcorcón es la sociabilización. Los pequeños empiezan a compartir, a comunicarse y a respetar a otras personas semejantes a ellos. No es fácil siendo tan pequeños, pero es muy beneficioso, y el día a día les ayudará a ello.

Al mismo tiempo, se empiezan a establecer unos vínculos entre los pequeños. Hay un desarrollo afectivo y comienzan a empatizar. Todos los niños tienden a un cierto egocentrismo, por lo que el hecho de estar rodeados de otros amiguitos es una buena forma de superarlo.

En la escuela también aprenden a ser más independientes de los padres, a tener una autonomía propia. En este sentido, se puede decir que ayuda a que adquieran un autocontrol en lo que se refiere a las emociones. También aprenden a solucionar los conflictos que empiezan a surgir. Conforme se van dando esos pasos, los menores empiezan a fortalecer su autoestima, la confianza en sí mismos.

No hay que olvidar que las diferentes actividades que se pueden realizar son útiles para mejorar el lenguaje, un mayor desarrollo psicomotriz, etc. Por supuesto, aquellos niños que no tienen hermanos encontrarán en la escuela sus primeros compañeros de juego de su misma edad.

El desarrollo de los menores es lo que más nos preocupa en Centro Infantil Alcorcón I y II. Por eso ofrecemos clases de inglés para los menores. Además, cuidamos la alimentación, contando para ello en la escuela infantil con comida propia.